¿Por qué se cambian las pelotas cada 9 juegos en los torneos oficiales?

La respuesta es sencilla: por la pérdida de su presión interior

Pelotas de padel y tenis con 9 juegos y 30 minutos de uso, están prácticamente nuevas. Ni se han desgastado, ni se han deformado, ni tienen, en apariencia, ningún síntoma que indique que hayan dejado de ser válidas para el juego. Sin embargo, se desechan por la pérdida de la presión necesaria para asegurar que el golpeo y el rebote de la pelota se producen correctamente.

Pelotas de padel
El material del que está compuesta la pelota es poroso y elástico. Este material alberga la presión interior con que son cargadas inicialmente. Cuando compramos un bote de pelotas, éste viene presurizado; haciendo que se mantenga invariable la presión interior de las mismas. En el momento en el que lo abrimos, las pelotas dejan de estar presurizadas externamente, con lo que sus paredes tienen que contener la presión interior de la pelota.

Debido a la porosidad del material, se va produciendo una pérdida gradual e incesante de presión, aunque no se juegue. Los impactos a los que se ven sometidas las pelotas durante un partido, aceleran este proceso de despresurización, haciendo que se pierda sólo en el primer partido alrededor de un 25% de la presión inicial.

En cualquier caso, transcurrido un corto período de tiempo (e independientemente del número de partidos que las pelotas hayan disputado) la presión interior dejará de ser suficiente para garantizar el rebote mínimo de la pelota, siendo necesario utilizar un nuevo pack de bolas (o jugar con pelotas que no alcanzan las condiciones mínimas para un juego entretenido).

La solución a este problema sería conseguir que las pelotas recuperasen la presión perdida. En ese escenario, la vida útil de la pelota vendría determinada solamente por el desgaste del caucho con que están fabricadas.

pelotas de tenis
Afortunadamente, PASCAL BOX® ha conseguido solucionar este problema. Para ello ha desarrollado un cargador que crea el equilibrio perfecto entre presión y volumen, consiguiendo que las pelotas recuperen la presión exacta que determinan las federaciones de Pádel, Tenis y Frontenis.

Introduciendo las pelotas en PASCAL BOX® al término de cada partido, se consigue que recuperen la presión inicial tras, aproximadamente, 12 horas de espera. Manteniéndolas presurizadas cuando no están en uso, se consigue recargarlas del nivel de presión reglamentario indefinidamente, siendo el desgaste el único factor a tener en cuenta para decidir desecharlas.

Escribe un comentario
SCROLL UP