Hoy en día cualquier jugador de pádel pasa parte de su tiempo muerto en Internet, viendo vídeos de partidos, jugadas impresionantes o leyendo blogs en el que los expertos nos enseñan cómo emplear tal o cual técnica. Este hecho hace que últimamente haya una corriente por intentar mejorar a base de jugadas complicadas y recursos cada vez más técnicos.
Pero cuando hablamos de jugadores de un nivel intermedio, que no se plantean estos deportes de manera profesional, puede que el recurso más solvente sea justamente el contrario: minimizar riesgos. ¿Por qué arriesgarse de manera constante buscando el acierto en jugadas que no controlamos del todo y la mayoría de las veces acaban en un error, cuando podemos controlar el punto con golpes que dominamos y esperar que sea nuestro oponente quien falle?

shutterstock_220478704
A nivel amateur no es tan peligroso el jugador que de vez en cuando consigue un punto brillante como aquel jugador que es constante y te devuelve todas las bolas. Este segundo jugador generalmente es el que nos mete presión y hace que acabemos precipitándonos y llegando a errores. Puede que no sea lo más espectacular pero es el tipo de jugador más solvente en el que nos podemos convertir.
¿Cómo podemos llegar a convertirnos en este tipo de jugador? Es mucho más sencillo de lo que parece, simplemente tenemos que centrarnos en ciertas cosas que ya sabemos.

    • No te compliques, no se trata tanto de tu acierto como del error de tu adversario. Céntrate más en devolver todos los golpes que en intentar hacer el punto, poco a poco le irá entrando la presión a tu oponente y acabará fallando.  
    • El resto es básico, si lo fallas se acabó el punto. No intentes tener un resto ganador, probablemente falles más veces de las que aciertas. Céntrate en devolver el saque y a partir de ahí empieza a trabajar el punto.shutterstock_220476667

 

  • Juega al medio: Ahí es más difícil fallar el golpe. Además el medio es un lugar incómodo para los rivales. Trata de mandar tus golpes al medio y cuando tu oponente te lo devuelva, lanza la bola a su posición original.
  • Mantén tu concentración: Esta táctica de juego puede hacer que los puntos se alarguen, mantente concentrado en todo momento y seguro de tu estrategia, poco a poco será tu rival el que empiece a fallar.

Y por último, como siempre decimos, no te olvides de que esto es un juego y ante todo hay que disfrutarlo.